Vuelve Golfa, el espectáculo que atrapó a jóvenes y a sus familias

Escrito por 19 noviembre, 2021Notas de prensa

Del 25 de noviembre al 5 de diciembre.

  • Una nueva oportunidad para el público de disfrutar de un espectáculo rompedor que sin tapujos habla sobre la educación afectivo sexual
  • Debido a la gran repercusión del espectáculo, GOLFA ha sido incluida en los libros de texto de Ética de 4º de la ESO como ejemplo para fomentar el debate entre los alumnos sobre la educación afectivosexual
  • Escrita y dirigida por José Padilla, Premio Max 2019 con su obra ‘Dados’. Fran Cantos, Ana Varela, María Rivera y Nintón Sánchez forman el reparto
  • Un espectáculo transmedia para mayores de 12 años, que a través del humor nos habla de la educación sexual fomentando el diálogo intergeneracional, que une el lenguaje teatral y audiovisual

Golfa

MATERIAL DE PRENSA

Golfa: Hablemos de sexo más y mejor.

Como novedad, después de cada función habrá un encuentro de psicólogos del Colegio Oficial de Madrid con el público.

Sinopsis

Una mañana aparece frente a la puerta de un instituto una pintada que reza «GOLFA», un insulto anónimo que destapa la historia que lo precede.

Amanda y Fran fueron pareja hace unos meses, adolescentes cuya experiencia es la de tantos, una relación que se vio truncada. Este hecho no hubiera tenido relevancia alguna si inmediatamente después de esta ruptura Amanda no hubiera sufrido un terrible acoso virtual que lleva a sus padres a denunciar la posible autoría de Fran tras este hecho. Hasta que no se aclaren los hechos la dirección del instituto decide apartar a Fran de sus clases.

Todo se revoluciona cuando la madre de Fran, Vicky, aparece en la puerta de entrada del instituto e insulta gravemente a Amanda utilizando una palabra muy concreta: golfa. Justo una semana después aparece bien visible el grafiti donde comienza nuestra historia: GOLFA.

Ante unos hechos cada vez más abigarrados, la jueza encargada del caso propone una opción con el ánimo de que la escalada de sucesos no vaya a más: una entente cordial consistente en un encuentro online con el sexólogo Jordán Gómez, una sesión de sexología a la que han de asistir Fran, Amanda y la madre de Fran con la particularidad… de que estos encuentros serán de libre acceso online pidiendo lista e identificándose. Todos seremos testigos de esta sesión de sexología.

Una palabra puede cambiar el curso de una historia, el cómo nos relacionamos con nuestro entorno y éste con nosotros. Detrás de un insulto pueden esconderse algunos de los males que nos asolan como sociedad, unos males que quizá puedan tener solución en la educación sexual que recibimos.

A diferencia de lo establecido en los teatros, que se pide al espectador que apague el móvil durante la representación, en GOLFA, los móviles y redes sociales como Instagram serán una herramienta fundamental. En cada función, el público interactuará y dará su opinión a través de ellos. Los resultados serán analizados y comentados con el público y miembros del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid en el encuentro que tendrá lugar al final de cada función.

Sobre el espectáculo

En GOLFA se unen dos potentes lenguajes, el teatral y audiovisual, a través de la narrativa transmedia.

Una mañana aparece frente a la puerta de un instituto una pintada que reza ‘GOLFA’. Este es el punto de partida de esta obra que lleva a escena la realidad social sobre la educación sexual en la adolescencia. Un tema que, a pesar de los ya extensos años de democracia, campañas de formación y sensibilización realizadas no consigue erradicar lacras vinculadas y sigue siendo tabú en muchos hogares y familias.

Golfa es una comedia que divierte, cuyo objetivo es crear comunicación entre adolescentes y progenitores. Una obra que aborda el sexo sin rodeos y señala lo incómodo que la verdad devuelve para mover a la reflexión. Sexo. Sin tapujos. La clave de esta pieza teatral está en el espectro de edad que señala: sexo y juventud, o si se quiere, sexo y adolescencia.

José Padilla, autor y director, tiene claro que «no ha de ser nuestra labor mostrar lo descarnado del acto, tampoco dejar epatado al espectador con crudezas varias que, por muchas soflamas que incluyan, se olvidarían al segundo de salir del recinto. Nosotros evitaremos eso y esquivaremos el didactismo a toda costa. Muy al contrario, compartiremos una experiencia con el público planteándole preguntas».

La idea original de esta obra nace de su productora, Alicia Álvarez (Primera Toma), que, junto al coproductor Carlos Carbonell (Crémilo), ve necesario dar un impulso a la educación sexual. Se reivindica un tratamiento normalizado de la sexualidad, que se rompan las barreras que hay entre generaciones al hablar de este tema, y que, además, se regularice y dé una cobertura legal que permita avanzar a la sociedad española. Alicia Álvarez indica que «con este espectáculo, queremos escuchar a los jóvenes, y colocar en el centro del escenario, sus miedos, inseguridades… y generar debate en las familias, en los institutos, porque algo tan importante no puede seguir siendo misterioso, prohibido, porque quieran o no, hay que hablar de sexo.»

Otro aspecto importante de esta producción es el perfil de público al que va dirigido, la intergeneracionalidad. El carácter eminentemente juvenil es una marca de esta propuesta, pero, por el tema tratado y lo poco que se trata en según qué foros, esta ficción transciende lo meramente juvenil y se amplía hasta lo familiar. No estamos solo ante una propuesta para ser vista en familia, sino para ser debatida en familia. La salud sexual compete a toda la sociedad y su tabú en el ámbito cotidiano puede acarrear consecuencias desastrosas.

El proceso narrativo es novedoso con respecto a lo que se conoce porque va a estar fraccionado aposta. Poder acceder a contenidos del espectáculo desde, por ejemplo, Twitter o Youtube, y que ambas informaciones se complementen, invitará al espectador a que incida en la historia.

El equipo de la obra sostiene que «es básico para nuestro relato que los sucesos se narren desde diversos puntos de vista, los de los distintos personajes, y que estos se completen cual rompecabezas en el orden y forma que el espectador elija. El público redefine con su visión la historia que les estamos contando.» Esta nueva forma de narración es algo que trasciende lo teatral y lo cinematográfico en la manera de plantear la historia, en el hilo conductor el espectador asume un rol activo, es un puzle en el que todas las piezas encajan para completar la historia y la estrategia que dispongamos será tan importante como el mensaje narrado.

El resultado final de GOLFA que podrá verse en escena es posible gracias a la estrecha colaboración que ha habido con la Fundación Sexpol, que ha aportado especialistas en materia de educación sexual como Cristian Gallego (sexólogo, terapeuta sexual y de pareja, educador sexual- social-infantil y comunicador). Esta visión profesional y especializada ha sido clave para la escritura de la dramaturgia, actividades complementarias y resto de materiales que forman el proyecto.