337 km, un montaje de La Belloch Teatro sobre el Síndrome de Asperger

Escrito por 31 enero, 2022Notas de prensa

Del 16 al 27 de febrero de 2022.

  • La compañía madrileña La Belloch Teatro, que celebra su décimo aniversario este año, estrena en Madrid, en el Teatro Quique San Francisco, un montaje sobre el Síndrome de Asperger.
  • 337 km, texto de Manuel Benito y dirigido por Julio Provencio, se podrá ver durante solo dos semanas en este teatro madrileño.
  • El 18 de febrero, Día Internacional del Síndrome de Asperger, la compañía realizará un encuentro con el equipo artístico tras la función.

337km

MATERIAL DE PRENSA

La compañía madrileña La Belloch Teatro, que cumple 10 años este 2022, llega al Teatro Quique San Francisco con 337 km, una producción dirigida a público joven y adulto, que aborda de lleno el tema del Síndrome de Asperger, un trastorno que hasta hace poco se incluía dentro de los del espectro autista. Las personas afectadas por este trastorno muestran dificultad en la comunicación y en las interacciones sociales, y un gran interés en un determinado área del conocimiento. Con la debida familiarización con su situación por parte del entorno que les rodea, pueden llegar a llevar una vida normal y desarrollar ampliamente sus grandes capacidades.

El Día Internacional del Síndrome de Asperger se conmemora cada año el 18 de febrero, en honor al primero que describió este síndrome, el psiquiatra austriaco Hans Asperger, quien identificó un comportamiento poco frecuente en un grupo de niños que mostraban una sensibilidad especial, y cuyo aprendizaje no podía equipararse al del resto de niños. Hans Asperger publicó sus estudios en 1943, pero hasta los años 90 no fueron estudiados y valorados en su justa medida.

El protagonista de 337 km es Tonín, un niño madrileño de 9 años al que le fue diagnosticado Síndrome de Asperger. Su madre, Gloria, ha de ausentarse de casa porque quiere despedirse de su padre (al abuelo materno de Tonín), al que queda poco tiempo de vida. Decide que lo mejor es dejar a Tonín con Javier, su padre, del que se divorció hace varios años y que ha vuelto a la ciudad. Pero Tonín prácticamente no conoce a Javier, y no entiende quién es y qué hace ahí, o siquiera qué significa el término ‘padre’… Si Tonín no sigue su rutina diaria, entra en un estado de ansiedad poco habitual, y por tanto, los padres de Javier, que sí viven en Madrid y se han ocupado de su nieto, tratan de controlar la situación, aunque a ellos también se les va de las manos. Para tratar de asimilar los cambios Tonín se refugia en su tema preferido -la carrera espacial-, al mismo tiempo que Javier sigue una carrera contrarreloj para recuperar el afecto de su hijo antes de que vuelva Gloria.

En una puesta en escena ágil y directa337 km presenta el Síndrome de Asperger a través de una historia perfectamente trabada, en la que esa característica del protagonista, Tonín, entra en diálogo con realidades y problemas en los que cualquier espectador se sentirá reflejado y apelado: el espacio de confort que es el hogar, las discrepancias familiares, los anhelos infantiles, la relación silenciosa que todos tenemos con la muerte, la pasión por un tema que llega a gobernar nuestra vida…

El objetivo de este texto de Manuel Benito es que los jóvenes comprendan lo que les pasa a las personas con Síndrome de Asperger, que en ocasiones están aislados en las aulas y en la sociedad. Ese objetivo comparte también la puesta en escena, a cargo de Julio Provencio, que trata de poner en primera línea del debate adolescente la realidad de este síndrome, mostrando los puntos de vista que muchas veces se nos escapan cuando conocemos a alguien con esta característica: su entorno familiar, su mundo interior, los ámbitos o temas donde encuentran alegría, interés o frustración (distintos quizá a los de sus compañeros).

Dentro de los aspectos transversales de concienciación para la infancia y la juventud, el Síndrome de Asperger se encuentra en un terreno intermedio e inevitablemente difuso, al ser mucho más difícil de catalogar, por ejemplo, que el bullying o el machismo: no hay una pauta homogénea de respuesta ante él, por lo que es importante abrir vías de sensibilización y conocimiento para que la sociedad genere las competencias emocionales, racionales y sociales para entender y empatizar con los casos de este síndrome que les puedan rodear.

La Belloch Teatro celebra su décimo aniversario este 2022 con un reestreno, el de Otoño en abril de Carolina África en la sala Cuarta Pared, con el estreno en Madrid de 337 km, en el Teatro Quique San Francisco, ambas en febrero, y con una nueva producción para final de año, con texto del multipremiado Paco Gámez y dirección de Carolina África.

La Belloch Teatro nace en 2012 como resultado de la unión de las compañías Arte-Sanas y Despiece Teatro. Su equipo está compuesto por Laura Cortón y Carolina África, además de diversos colaboradores externos. En 2013 la compañía fundó en Madrid el Centro de Investigación y Creación Escénica La Belloch, un lugar de ensayo e investigación que abría sus puertas a otros grupos y formaciones, y que tuvo que cerrar en 2020. Sus producciones han estado programadas en Madrid en el CDN (en dos ocasiones), en el Fernán Gómez, en el Teatro Español, en el Teatro Galileo, en Cuarta Pared, en Guindalera… También han recorrido gran parte de la geografía española y latinoamericana. Sus montajes más representativos, escritos y dirigidos por Carolina África, son Verano en diciembre (Premio Calderón de la Barca 2012, finalista a los Premios MAX 2014 en tres categorías), Vientos de levante (III Programa de Nuevas Dramaturgias del INAEM, y Primer Premio en el Certamen de Directoras de Escena de Torrejón de Ardoz 2017), y Otoño en abril (que se pudo ver en el Teatro María Guerrero en 2020 y en febrero de este año vuelve a Madrid, a Cuarta Pared). Otras producciones son Cuando caiga la nieve, de Javier Vicedo Alós, dirigida por Julio Provencio, 337 km de Manuel Benito, dirigida por Julio Provencio, Modërna, de Carolina África y Julio Provencio, Ataraxia, de Abel González Melo, Zombi zombi de Virginia Frutos y La penúltima, de Carolina África.